La protección en el entorno de trabajo.

El ruido es un sonido no deseado y molesto, producido por la mezcla de ondas sonoras de distintas frecuencias y distintas amplitudes.

Elevados niveles de presión sonora en el entorno laboral está considerado como un importante contaminante acústico que puede lesionar las células ciliadas que se hallan en el oído y cuya función es convertir el sonido en una señal eléctrica que pueda interpretar el cerebro.

Cuando estas células se dañan el individuo puede sufrir una merma en su capacidad de audición que se conoce como hipoacusia neurosensorial y puede estar acompañados de acúfenos.

En el audiograma suele aparecer una caída en 4000Hz (escotoma) característico de una Hipoacusia inducida por ruido.

La hipoacusia inducida por el ruido es invisible e irreversible y puede ser provocada por una exposición prolongada a ruidos intensos o como consecuencia de una exposición breve a ruidos de impulsos (incluso a un único impulso fuerte), como los producidos por armas de fuego. Asimismo, los impulsos pueden perforar la membrana timpánica que resulta muy doloroso.

La pérdida auditiva inducida por ruido es la enfermedad
profesional más común en Europa, y representa aproximadamente
una tercera parte de las enfermedades de origen laboral, por delante
de los problemas de la piel y del sistema respiratorio

La exposición a determinados agentes físicos durante la jornada laboral
puede producir efectos negativos sobre la salud e integridad de los trabajadores, siendo el nuevo Real Decreto 286/2006 de 10 de marzo el encargado de fijar las medidas mínimas o básicas que se deben adoptar en el ámbito de las relaciones laborales para la adecuada protección de los trabajadores frente a los riesgos derivados de la exposición al ruido.

“En ningún caso el trabajador deberá superar los valores límites de
exposición 87 dB(A) de nivel diario.”

La reducción de estos riesgos se basará en los principios generales de prevención establecidos en el artículo 15 de la Ley 31/95 de 8 de Noviembre,
Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Se establecen, aparte de los valores límites de exposición, los valores de
exposición que dan lugar a una acción:
– Valor superior de exposición que dan lugar a una acción: 85 dB(A) de
exposición diaria y 137 dB(C), de valor pico.
– Valor inferior de exposición que dan lugar a una acción: 80 dB(A) de
exposición diaria y 135 dB(C), de valor pico.

La Ley dice que el empresario deberá velar por la seguridad y salud de los trabajadores,según se recoge en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y en el Decreto 286/2006 sobre protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido.

Se recogen las obligaciones de los empresarios en:

  • Proteger a los trabajadores/as frente al riesgo de ruido.
  • Reducir el nivel sonoro al más bajo técnicamente posible.
  • Evaluar periódicamente la exposición de los trabajadores al ruido.
  • Proporcionar los equipos de protección individual.
  • Formar e informar a los trabajadores y trabajadoras acerca de los riesgos derivados de la exposición al ruido.
  • Acondicionar acústicamente los centros de trabajo.
  • Establecer un programa de medidas técnicas en caso de que el nivel diario equivalente y el nivel de pico sean superiores a 85 dB(A) y a 137 dB(C) respectivamente.
  • Llevar a cabo controles médicos periódicos de los trabajadores expuestos al ruido, aplicando el protocolo de vigilancia sanitaria específica de ruido del Ministerio de Sanidad.
  • Determinar el protector auditivo adecuado, de manera que el trabajador nunca se encuentre expuesto a niveles de ruido superiores a 87 dB(A) y a 140 dB(C) de pico. Se utilizarán mientras se ejecuta el programa de medidas técnicas y organizativas encaminadas a eliminar o reducir el ruido.
Obligaciones empresariales en cuanto a la exposición de ruidos de los trabajadores.

Siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud
(OMS) respecto a los niveles de ruido más saludables, se deberían tener en
cuenta en las evaluaciones de riesgos cuando no se alcance el “primer nivel
de acción”, es decir, a niveles inferiores a 80 dB(A).

Abrir chat
1
¿Le ayudamos?
¿Quieres eliminar los zumbidos, ruidos o pitidos de tus oídos?
¿Tienes Hiperacusia?
¿Tienes Pérdida Auditiva?
Pregúntanos, somos especialistas en solucionar problemas auditivos.
A %d blogueros les gusta esto: